domingo, 8 de noviembre de 2009

EL TAROT DESDE UN ABORDAJE TERAPEUTICO-Parte I-

El Tarot.
En el imaginario colectivo, está firmemente instalada la creencia de que el Tarot es un conjunto de cartas cuya finalidad consiste en “adivinar el futuro”.

Quienes estudiamos y practicamos el arte de leer e interpretar el tarot, encontramos que esta creencia popular reduce este fascinante libro de sabiduría con este concepto limitado.
El Tarot es un lenguaje simbólico con infinita variedad de aplicaciones, tantas como la imaginación del operador abarque.

El Tarot utilizado con abordaje terapéutico es un campo rico y fecundo mediante el cual podemos acercarnos a los núcleos problemáticos de la persona que viene a consultarnos y a través de una sesión o varias, nos ayuda a diagnosticar debilidades, fortalezas, objetivos, potenciar recursos, visualizar metas, modificar hábitos, expandir horizontes, etc.

Los Arcanos del Tarot actúan como portales a otros niveles de Conciencia y nos permiten acceder a información y contenidos que provienen del inconciente de la persona.
Este afloramiento no es agresivo, pues esta mediatizado por las cartas, por la riqueza expresiva de sus imágenes y esto torna accesible este viaje.

El Tarot así entendido constituye una herramienta poderosa y nos ofrece a través de cada Arcano una multiplicidad de simbolismos que despiertan en nosotros reflexiones y sensaciones que nos llevan a una nueva comprensión de la realidad.

El Tarot reúne y sintetiza varias disciplinas como la cabala, la numerología, la astrología, que aportan cada una desde su campo y nos permiten profundizar el mensaje de cada arcano obteniendo así de una lectura una información valiosa que se revela ante el consultante.

El tarot con abordaje terapéutico trasciende el uso adivinatorio y sin excluirlo nos proporciona herramientas para convertirnos en canal de ayuda.

(Continuará en otras entregas éste artículo de mi autoría que forma parte del trabajo final de mi Curso de Tarot Terapéutico,que hace poco concluí)

Espero te sea útil y lo disfrutes!
Cariños y Bendiciones!
Ivana

6 comentarios:

Flavio dijo...

¡Enhorabuena por la serie que inicias! a mi también me parece que reducir el Tarot a una o dos aplicaciones entre las que se incluye la pretensión de adivinar el futuro es como tener una nave espacial y usarla únicamente para ir a comprar fruta a la esquina.

Saludos y que inicie muy bien la semana
Flavio

Marcela Simonetti dijo...

Hola Ivana!
Te felicito por el artículo. Me parece muy positivo tu aporte que ayuda a ampliar la visión que se tiene del tarot que popularmente está difundido exclusivamente como herramienta adivinatoria, quedando así reducido todo el potencial que tiene para ayudar en el crecimiento personal.
Cariños
Marcela

AzulTarot dijo...

Flavio,me encanto tu metáfora!
Muchas gracias por pasar y por tus buenos deseos!Aqui sorteando algunos obstaculos pero con actitud positiva :)
Igualmente para vos!
Cariños!

AzulTarot dijo...

Marcela! que honor tu visita! :D
Ojala el tarot sea reconocido y dignificado.
Te agradezco muchisimo tu estimulo,admiro tu trabajo pionero y tu trayectoria en esta linea de abordaje.
Besotes :)

JORSOL dijo...

Saludos, sin saber que habian trabajos sobre el tarot como terapia, me di a la tarea de desarrollar mi propio metodo, oh sorpresa! estoy muy feliz de ver que todos vamos en esa via y conocer sus opiniones, en especial de la autora y de flavio quienes me han inspirado mucho. iba a escribir sobre ese tema en mi blog pero ustedes tienen tan buen material que no se si sea necesario.

AzulTarot dijo...

Hola Jorsol!Encantada de conocerte y recibir tu visita.
Me gustaría mucho que compartieras tu método personal, y no creo que este "todo escrito" ni "todo dicho", pues un campo amplio en donde cada uno aporta desde su peculiaridad como individuo,sus conocimientos y la invaluable experiencia.
Si bien el enfoque puede ser el mismo,la manera de abordar el trabajo en este sentido,difiere segun cada persona.
Espero gustosa sumes a todos los apasionados del Tarot,tu visión particular.
El camino es infinito...
Cariños!